CroCró (mascota oficial)

¿Qué soto es esto? se estarán preguntando.

Una experiencia literaria heterogénea, cuneiforme, volátil. Un blog escrito por 7 personas en el cual cada uno escribe un post por semana en el día que le corresponde.

100 posts. Un poco más que tres meses. Sin plots, sin plan, sin trama, sin nada.

Escribimos algo. Algo informe, genuino y espontáneo. Una suerte de teléfono descompuesto literario. Un cadáver exquisito en busca de un diálogo, un manifiesto, un ensayo, una serie de cuentos cortos, un atizbo de disquisición, lo que sea.

Mamá Evita estaría orgullosa.



This page is powered by Blogger. Isn't yours?

 

jueves, julio 31, 2003

  - Dale, puta, si te encanta -, exclamó Orlando mientras abofeteaba con su pene a una azorada Pedra.
- ¡Pero, paraaaaa, Orlando! Por Dios, ¿qué te pasa? -.
- ¡Daaaaaaaaale, puta! ¡Putita! ¡Puta, puta, puta! -, se ufanaba Orlando al tiempo que continuaba golpeteando las ya coloradas mejillas de Pedra con su pito.
- Mirá, Orlando, no se que te pasa pero quiero que sepas qu ... GLUUGHH -.
Orlando introdujo violentamenta su verga en la boca de Pedra como quien guarda un salchichón en el ano de un chihuahua a fin de ponerlo a callar.
- Eso, Pepa. Tomá un poco de aire que lo vas a necesitar -.
- ¡Gluffgghhh! ... ¡Grrrmmglssshhhgg! -.

Orlando reía a viva voz mientras pistoneaba con violencia contra la cara de Pedra. La pobre muchacha, tornándose violeta e imposibilitada físicamente para quitar ese pene de su boca y respirar con propiedad, se vió obligada a ejercer una X presión con sus mandíbulas sobre el generalito de Orlando.

Orlando gritó desesperado, más asustado que adolorido, o cercenado.

- ¡Conchuda, hija de puta! ¡Asesina de chorgas! ¿Qué mierda te pensás? -, espetó Orlando descontrolado, poseído por una libido cerebral color laura oliva.
- Paraaaaa, Orlando. Me estás asustando. ¿Qué te pasa? -.
- Ah, ¿te hacés la santurrona? ¿Pedís pija, te mando a guardar la máquina, te rayás y me mordés? Ahora, por eso, te voy a matar -.

Y Orlando sacó de abajo del asiento un cuchillo tipo Rambo II y se lo mandó a guardar 197 veces a la pobre Pedra hasta que había más sangre en el asiento que en el mutilado cuerpo de la muchacha. Sí, así, funny like that.

- ¡Ja! Alta traviata parecés ahora. Más agujeros que un gruyere. Mejor, así te puedo garchar desde una variedad de ángulos más interesantes ... ¡PUTA! –

Orlando, descontrolado, comenzó a fornicar las descomunales heridas de Pedra como poseído.

- ¡Ja! Mirá como te trinco el esófago, puta. Tanto quilombo armabas por un petecito más bien vehemente y ahora te la estoy mandando a guardar en un pulmón. Mirá ahora, eh ... mirá ahora ... ahí te estoy garchando el, ¿qué es esto?, ¿qué mierda es esto?, creo que es el hígado o alguna boludez así, ¿no? Mirá, puta ... te cojo el hígado, te cojo el hígado -.

En medio del monólogo coital, Orlando se dio cuenta de que por primera vez tenía la oportunidad de cumplir el sueño de su vida: culearse un moco. Cual niño a punto de cometer una travesura y cubierto en sangre, tomó nuevamente el cuchillo, practicó una pequeña incisión en el orificio nasal derecho de la ya semi-desfigurada cara de Pedra y procedió a empujar sistemáticamente su pene contra el agujero mientras sus ojos se ponían blancos.

- Ahhhh ... ahhhh ... putaaaaaaa. Alta putaaaaaaa -.

Pero la realidad era que el orificio nasal del cadáver de Pedra, por más cortarrajeado que estuviese, no servía para coito, así que Orlando volvió a blandir su cuchillo y de buenas a primeras cercenó de cuajo toda la ñata de la pobre chica, dejando al descubierto un cráneo con un furibundo agujero en el centro. A Orlando se le hacía agua la boca. Apoyaba adrede la pija contra el frío metal de la puerta a fines de contener lo incontenible.

Su sueño estaba a punto de convertirse en realidad: culearse una moco factory.

- ¡Ja! ¡Alta maniobra! Seguro que esta no te la veías venir, eh ... puta -.



miércoles, julio 30, 2003

  9:38 AM
(-1 GMT)
Buenos Aires
Antigua Colchonería Simmons

- y como usté podrá apreciá en esta colcha, mire esos colores!!! que paleta por dió!! y las testuras, el pezpunte en doré!!!, el acabado es único! noo, pero si esssta colcha le dura toda una vida! y si lleva el juego completo le hago precio eh? que me dice señora?
ring... ring.... ring ...ring

(el telefono repiqueteó al mejor estilo CCC, en los velludos oidos de ORLANDO SIMMONS, tatara-"tartara"-nieto de Lord Charles Ufano Simmons... pujante empresario que a principios de siglo llegó a la región con una maleta llena de sueños y armas de contrabando para comerciar con los caudillos de Enfermosa y Guadaña, hoy conocida como Chaco Boreal.
Si el viejo Simmons era un turro, pero un turro de los de antes... Más de una vez tuvo problemas en las pulperías del Alto Avellaneda, el dominó lo dominaba... y no podía contener su furia cuando lo desafiaban. Una luz mala lo poseía, tomaba prestado su cuerpo sus manos y hablaba con su lengua... haciendolo proferir más de un insulto al rival de turno, o pergeniando algun que otro ardid lúdico para hacerse de la partida
Los vicios del juego y el aceite de castor terminaron por accidente cuando una de esas largas siestas, provocadas por la resaca domingueira, se cayó de la catrera, pues el "colchon" de heno era nido de garrapatas que al prenderse a su espalda unitaria le chuparon mucha sangre, aumentando de tamaño considerablemente y haciendo que Charles perdiera la noción espacio-tiempo, y rolara salvajemente hasta el suelo ... al punto de luxarse un omóplato, hecho que lo alejó definitivamente de la practica furtiva del dominó...
Años más tarde, y motivado por su curioso accidente, iniciaría junto a su mujer, Irma Fulgencia Kräusselhelmerbaummerzinha, un pequeño negocio de colchones a prueba de garrapatas, pulgas y demás ácaridos... el negocio prosperó en sus comienzos gracias a sus contactos con Beruti, Juncal al 200, Arenales, las logias sanmartinianas y la infame tormenta de los peinetones fushias, donde la subida del Plata hubiere arrasado todo de no ser porque se usaron 300 colchones como contención de las aguas que amenazaban con mojar las patas de la nobleza gaucha que había asistido a la tertulia donde la peineta fuscia hizo furor ese veranito de San juan.)

Colchoneria Símonnn... Buenoss Diass, Orlando, para servirle...que precisa??

...... (hubo un pequeño silencio interrumpido, o mezclado con ruido de estática sumado al eco de lo que Orlando había dicho... hasta que del otro lado del telefono se oyó una voz, que le tomó 5 segundos en reconocer)

- La papeleta se traspapelón... Jota Jota mide más de 3 pulgadas al sur... Mientras duermen los bifes, la palta con pan está servida...manden salsa golf... de inmediatok....

TUUU--TUUU--TUUU--TUUU....

(colgaron)


viernes, julio 25, 2003

  algún lugar de una república tercermundista del mato grosso sudamericano, 10:25pm.

noche cerrada sobre la selva que separa combagüay de la vecina provincia de opimiraparé. es la época de los simones en el trópico y hace ya tres semanas que llueven lenoardos simmons de punta.
un helicóptero sin luces busca las señales que le indiquen un lugar seguro para parkearse.

adentro del helicóptero, 10:28pm.
diálogo en tagalog (relleno)
"tatay ano po ba iyong bahagi ng computer na tulad ng telebisyon?"
"hindi ko alam.."
"hindi ko alam?"
"ies, hindi ko alam"
"ipagpaumanhin po ninyo ang sunud-sunod kung pagtatanong, tatay."
"...??
"ipagpaumanhin po ninyo ang sunud-sunod kung pagtatanong, tatay."
"...??
"tatay? tatay katulad ng makinilya?"
"...??
"tatay? tatay katulad ng makinilya?"
"..."
"walang anuman iyon!!"


afuera del helicóptero, 10:30pm.

en tierra richie concepción y su inseparable amigo tony naranjo esperan que aparezca el helicóptero. ambos son hombres curtidos y recios que dominan el tagalog como si se hubieran criado ahi mismo. aunque en realidad son de buenos aires, capital de un pequeña nación tercermundista que otrora fue una extensa región en venta a intereses capitalistas que compraron todo desde los glaciares del sur hasta todos los chicles que vendía el carrefour de san lorenzo. es por eso que hoy en dia la frontera de argentina esta delimitada por la otrora avenida la plata.


soldado: señor, ¡el helicóptero se acerca!
concepción: muy bien, prendan la hoguera y esperen
naranjo: muejejeje, con este cargamento de moco podremos finalmente liberar buenos aires y volverla a poner en su frontera original de general paz
concepción: si, y cuando eso suceda...
naranjo: muejejeje

el helicóptero se acerca. aparece tatú.
tatú: ¡el helicóptero, el helicóptero!!
grita y señala al cielo.
concepción: ¿de dónde mierda salió este enano del orto??
naranjo: ¡matenlon! ¡matenlon!

ruido de ametralladoras, tatú yace cortado al medio sobre una zanja. el helicóptero se parkea y ricardo montalbán se tira sobre el pequeño (ahora más pequeño) tatú y solloza.
montalbán: ¡mi pequeño tatú!
concepción: ¿de dónde mierda salió este tipo? ¡matenlon!
ruido de ametralladoras sofocadas por el ruido del helicóptero. montalbán yace muerto también.
naranjo: maldición, ¡el maldito montalbán era una estrella de hollywood! ¡ahora tendremos que hacer que parezca un accidente como hicimos con kennedy!
concepción: maldita puta suerte la nuestra. entre esto y los leonardo simmons estamos fritos...

paneo de leonardo simmons cayendo de cabeza.

concepción: tendremos que hacer que parezca suicidio. llamen al hermano de simmons...




jueves, julio 24, 2003

  Diario de un adicto

Momentos de color en el margen de un folleto de Carrefour

- ¡Alta empanada! -, masculló Orlando entre dientes, mientras las gentiles manos de Pedra acompañaban las suyas hasta lo profundo de su entrepierna
- ¿Cómo, lindo? -.
- ¡Que qué glorioso repulgue, querida! -, espetó para sus adentros un pistoneante Orlando. - Ermm ... nada. Que sos la mujer de mis sueños -.
Pedra sonrió a sabiendas de que nadie se resisitía a sus encantos – Ay, sí bombón. Y soy toda tuya -.

En un frenesí cónico de carpitas y babas sobre la piel, Pedra empujó a Orlando quedando separados por toda la distancia del asiento trasero. Asegurándose de que Orlando pudiera apreciar la totalidad su cuerpo con la perspectiva que amerita el caso, se levantó la polera carmesí buquebús, dejando a la vista sus monumentales y oligofánticas tetas. Senos turgentes, extrovertidos, de redondeces interminables y proporciones afrodisíacas.

- ¡Altos patys! -, musitó Orlando ante la grata sorpresa.
- ¿Qué, mi vida? -.
- Ermmm ... que, ¡Que buena que estás! -.
- ¿Te gusto? -.
- ¿Qué? -, replicó Orlando emergiendo de entre los bustos sobre los cuales ya se había avalanzado -.
- Que si te gusto -.
- Pero síiiii, puta. Si esto encima hasta huele bien -, pensó para sí Orlando .– Ahora copate y abrite, Pepa -.
- Pedra -.
- Pedra, sí -.

Entregados de pleno al coito, Orlando “flipó” de posición a Pedra con una rotunda maniobra Bajo Flores y la ubicó en posición perrito, quedando frente a frente con el épico monumento al culo que con tanta gracia ostentaba Pedra.

- ¡Alto papo! -, confirió Orlando, entregado de pleno al coito perrunil.
- ¿huh? -.
- Erm ... nada, nada -.



martes, julio 22, 2003

  Post 38/100

Diario de un adicto


Apéndice IV
Disquisiciones acerca del uso y abuso de los dedos como herramienta de hurgue y exploración nasal
por el Docteur J.J Garlopa


(Página 24)

Partiendo desde una base meramente primal e impulsiva, encontramos que en el hábito desarrollado de la penetración digital en orificios radica la satisfacción del individuo hurgado
tanto en pre-ensayos censurados por las comunidades médico psicológicas de Berna y Frankfurt, se intenta abordar el tópico, asimilándolo a los patrones de conducta cognoscitiva planteados por Piaget, que junto con la teorías de la forma y el espacio en el subconsciente primario (pre-Gestalt) coinciden en que una etapa temprana,
el ser humano muestra una fuerte tendencia a completar, a ser un todo, la símetría compulsiva deviene en una necesidad instintiva por llenar los espacios... en un mero intento reflejo de subsanar su propio vacío espiritual, intelectual y físico*.


* L.E. Munnblatt se refiere en su "Dünnhen auf mittenmorten das hymen" al -vacío físico- experimentado por el ser humano manifiesto desde temprana edad (etapa oral/anal Freudiana) el cual evoluciona en formas más complejas como las relaciones sexuales, la ingesta de alimentos de configuración oblonga y el hábito del fumador compulsivo. En la página 216, 3er párrafo, Munnblatt hace una vaga referencia a la conducta obsesiva temprana de los infantes y su íntima relación con el acto de exploración frenético-sistémica de orificios y cavidades.

XXXXXXXXXXXX XX X XXXXXXXXXX XXXX XXXXXXXX X XXXXXXXXXXXX XXX XXXXXXXXXX XXXX XX XXX XXX XXXXXXXX XXXXXXXXXX XXXXXXX X XXXXXX X XX XXXX XXXXXX XX XXXX XXXXX.
XXX XXXXX XX XXXXXXXXXX X XXXXXXXXXX, XXXXXXXX XXXX.
XXXXXXXXX XX XXXX X XXXXXXXXXXXXuando XXXXXXX XXXXXX XXXXXen
XXXX X XXXXXXXX XXXXXXXXX XX XXX. XXXXX XX X -XXXXXXX XXXXXXXXX- XX XXXX.


Buscando tal vez el origen del olfato, del ELLO, de la conciencia, quizas las raices del XXXX XXXXXXXXXXXXX X XXXX XXXXXXXXXX
La vida del hombre es una búsqueda interior permanente, basada en las experiencias exteriores acumuladas a lo largo de este proceso.
Se establecen límites morales, XXXXXXXX y naturales que sirven de guía o tutor sensorial, Dichos límites, son maleables en la niñez, pero indelebles e incorruptos luego, XXXXXXXXXX X XX XXXXX XXXXXXXXXXXX XXXXXXXXXXXXX XXXXXXXXXXXXXXXX XXXXXXXXX hecho que dificulta el tratamiento tardío de posibles psicopatías generales o particulares y especificas.


X XXX XXXXXXX XXXX XXXXXXXX XX XXXXXXXXXXXX XXXXXXXXXXXXXXX XXXX XXXXXXXXX XX XXXXXXXXXX XX X XXXXXX XXX XXXXXXXX.
XXX XXXXXX XXXXXXXXXXX XXXXXXXXXXX XXX XXX XXXXXXXXXXXXXX XX XXXXXXXX X XXXXXXXXX
Generalmente los asaltos dígito-nasales son simplemente actos canalizadores de frustraciones reprimidas, u/o disfrazadas. El objeto del deseo o mejor dicho, el agente canalizador se halla dentro de la nariz... oculto, esperando ser hallado ( o no ) por el individuo XX XXX XXXXXXXX XXXX XXXX XXXXXX XXX XXXXXXXXXX XXXX XX XXXXXXX X XXXXX XXX XXX XXXXXX.

La desfragmentación aparente del quo-factum nos revela un complejo proceso de capas inertXXXX XXXXXX. XX XXXXXXXXX X XXXXXXXXXXX XXXX, las cuales se ven solapadas pero son empíricamente individuales y aislables.


Por un lado tenemos al 1er grupo de solapas llamado "hymen-naesalis" es la primera barrera que se interpone entre el individuo y su empresa, también es, la única que no vuelve a regenerarse una vez derribada.

XXXXXXXXX XXXXXX XXXXXXXXXX XX X XXXXXXXX XXXX XXXXXXXX XXXXXXXXXXXXX XX XXX XXXXX X XXXXXX.

(vuelta de página)



lunes, julio 21, 2003

  Post 37/100

Diario de un adicto

Capítulo IV


Hay algunos momentos en que la vida toma caminos inusitados.
Orlando, en su afán por ejercer una tarea casi evangelizadora, cada día se encontraba peor.
Todo lo que había pensado que no sucedería, se fue repitiendo en su vida como un ciclo desquiciado. Las experiencias crueles y las devastadoras consecuencia que había visto en Adelo; el horror de sus noches de insomnio sin mocos para mitigar la angustia y, finalmente la espeluznante muerte de Adelo, quien después de escapar de la Institución de rehabilitación, terminó "con la boca y la nariz abiertas al calor, como lagarto", medio ocultas tras las sonrisas de victoria de los carabineros de la brigada anti-moco de Joaquín Sabina, que lo fusilaron justo enfrente a la "Plaza del Rastro", minutos después de que Adelo, atacara a la chica que hacía "carricoches de miga de pan", mientras se "moría por volver". Y así se murió, la pobrecita.
La chica...y Adelo también.
Orlando tomó el "último tren a Londres", intentando huir de tanto dolor. A sus nueve años no fue fácil viajar sin que en migraciones le pidiesen documentos y permisos.
Pero Orlando no tenía nada más que a sí mismo, y los pocos mocos que menguaban aceleradamente.
Entonces fue que el personal de policía anti-inmigrantes adictos, lo detuvo y en un juicio que pretendió ser aleccionador para la sociedad, le dieron tres años de trabajos forzados en una cárcel de alta seguridad de una isla lejana en la Polinesia, donde conoció a Nicholas Cage, quien lo introdujo en prácticas homosexuales que, a Orlando lo entusiasmaron de tal manera que se sintió enamorado por primera vez.
Cuando parecía que el amor había triunfado por sobre su adicción, su novio planeó una fuga espectacular, liberó a todos los presos, menos a Orlando que se quedó dos años más allí, en un estado depresivo y de dejadez extrema donde sólo podía pensar en el modo de incrementar su producción secretiva. Pero, se sabe: cuando uno está tan triste las defensas corporales bajan hasta puntos insospechados.
Su pituitaria había muerto definitivamente. Sin Nicholas, que siempre se salva, no había manera de salir de allí. Pensar en venganzas no sólo era una idea estúpida sino, que además seguía enamorado y dispuesto a perdonarle todo. Así que ingresó en un programa piloto para internos oligofrénicos dirigido por la doctora Esmeralda Green.
Dicho programa consistía en hacer simulaciones de nubes volcánicas con elementos de trabajo sumamente precarios, tales como un frasco con agua, lavandina, detergente y pimienta, más una lupa que apuntando durante diecisiete días a una lámpara de 90 wats hacía que el líquido se evaporara formando una nube en la parte superior de una pecera en desuso, colocada inversamente a la posición en la que debiera estar si tuviese peces y agua dentro.
Esmeralda fue un gran estímulo para Orlando. No sólo porque, inmediatamemente, al saber su nombre, se había enamorado de ella, sino también porque fue quien le posibilitó que su maqueta fuese enviada a la NASA. y, con su proyecto ganase el "Premio Novel de Ciencias" del año 71', siendo Orlando la persona más joven en conseguir tal galardón en toda la historia y, por este hecho aparecer en el Libro Guiness del 72'.
Orlando se convirtió en una celebridad y consiguió un indulto que, quien sería presidente de Argentina muchos años después, gestionó ante Amnesty Internacional.
Cuando salió en libertad fue Sting quien lo fue a buscar en una limusina verde pistacho, donde sonaban canciones de Tracy Chapman y Peter Gabriel..
Sting insistió en que lo apoyara en su causa y, a pesar de que el porte y esa voz aniñada del cantante, a Orlando lo seducían mucho, no podía de dejar de pensar en Esmeralda; quien luego lo acompañó a todas las conferencias en diversos organismos no gubernamentales y también de los otros, que ofreció al mundo; y luego al canal E-entreteinment, que le dedicó varios programas con su biografía autorizada. Orlando se sentía feliz y pleno por primera vez en su vida, aún no sabía de las vicisitudes y penurias que le esperaban...



domingo, julio 20, 2003

  Post 36/100

Diario de un adicto

Capítulo III

Orlando creía que la vida era un Kinder Sorpresa que le había venido sin sorpresa, pero en las últimas semanas su vida había dado un giro de 57º y todo tenía otro color. Un color más verdoso, y el verde el siempre lo había relacionado con la alegría. Con la esperanza y con la alegría, desde que recuerda las navidades con el verde árbol rebosante de regalos.
El giro que dio lo llevaba a un rumbo nuevo, desconocido. Probablemente a la ruina, pero eso ya no le importaba mucho.
Pero él no era uno más del montón, no. No era un cualquiera. El siempre hacía las cosas a lo grande. Mejores promedios, el más destacado... lo habían educado así sus padres, y así salió él. Es por eso que en su nuevo rumbo el quería ser un grande. Alguien que marque un antes y un después en la historia de la ingesta de mucosidad. Y el plan recién empezaba a gestarse en la cabeza, estaba todo bastante difuso, pero sabía como comenzar...



jueves, julio 17, 2003

  Diario de un adicto

Capítulo II

No es un hecho, pero se comenta que la mejor manera de lograr una considerable altura en cualquier suerte de tarta, tarteleta, pie o “bidamba”, como le dicen en Ecuador, es espolvorear la masa con un poquito de maizena. Pero no así nomás, no.

Uno creería que esto tan sencillo como soplar y hacer botellas, pero existen intrínsecos secretos que, combinados y trabajando en conjunto, resultan en una producción muy superior en la tabla del cocinero y el paladar del comensal. La masa debe estar estirada, amalgamada con un poco de harina y ya colocada sobre la fuente, indefectiblemente.

Debe haber también una generosa capa de yema de huevo pintando la superficie toda de trabajo, a fin de coagular la maizena con homogeneidad y lograr ese simpático efecto de globitos bien doraditos, una vez cocinada la masa, que tanto gusta y divierte a los chicos.

Es menester también espolvorear la masa con una sutil y delicada capita de queso (parmesano recomiendan los “grandes” chefs europeos, aunque queso rallado es igual de bueno) para equilibrar la crocantez de la masa y otorgarle una ligera esponjosidad, que no solo maximiza el deleite en la boca, sino que al mismo tiempo ayuda en la presentación, ya que la tarta se mantiene sólida una vez cortadas las porciones y no se desmorona en secos pedacitos huérfanos.

Una delgada película de azúcar negra es bienvenida para neutralizar levemente la sal de los componentes que habrán de rellenar la tarta, pero este dato es contradictorio en muchas cocinas de alto vuelo.

El secreto dorado, que de seguro solo un puñado de iluminados en el mundo entero han de conocer, radica en la periodicidad de exposición al calor. No es lo mismo meter la tarta en el horno a 180° durante 45 minutos, que 60 minutos a 140°. Mucho menos, darle 10 minutos a 220°, quitarla rápidamente, dejarla reposar 2 minutos en el freezer, volver a llevarla otros 10 minutos al horno a la misma temperatura, trasladarla nuevamente al freezer pero esta vez por 4 minutos y finalmente dejarla cocinarse en horno durante 38 minutos a 150°.

En la cocina se producen grandes obras de arte. Monumentos atemporales de deleite y fruición de los sentidos. No es lo mismo leer el diario que leer a Shakespeare, tal como no es lo mismo preparar una “tartita” que erguir un museo de placer, sabor jamón y queso. Y Martha lo sabía perfectamente.

Al igual que con todo lo demás, jamás se hubiera permitido alimentar a sus hijos sin hacerlo en grande, sin hacerlo con clase, estilo y buen gusto. Desde el primer espectáculo multisensorial de alimentación matutina, hasta el pináculo de lo opíparo y lo opulento en la cena familiar, Orlando y Magalí fueron educados y malcriados sobre una base de extremismos y polaridades cuasi-disfuncionales. Una filosofía de vida casi hasta comprensible por parte de una madre de 55, ex hippie y pionera entre los precursores de las primeras oleadas de drogas en los 60’s.

En la familia Sarick todo debía ser “a lo grande”. Los jóvenes fueron lisa y llanamente educados para llevar todo al extremo, para sacarle hasta la última gota a cada elemento, a cada actividad, a cada segundo de su vida. Todo era barroco y simultáneamente, correcto al extremo. Y a pesar de cuan cruel esto pueda parecer para una adolescente y un niño, este tipo de educación jamás les pesó ni representó presión alguna. Al menos eso suponían sus padres. Al menos hasta hoy.




  Post 34/100

Cumplido un tercio de éste proyecto, buen momento para comenzar la senda descendente de un nuevo delirio:


Diario de un adicto

Capítulo I


Orlando era un niño muy bien educado. Buen estudiante, respetuoso de sus mayores, ordenado con sus efectos personales y con inmejorables hábitos de higiene.
Todos sus vecinos lo querían, tenía muchos amigos y vivía una infancia bastante feliz.
Si le encomendaban un mandado, respondía solícito, si algún anciano estaba enfermo, él lo cuidaba, si había algún perro o gato abandonado, Orlando era el primero en conseguirle hogar
Y todo esto siempre con una sonrisa a flor de labios.
Todos querían a Orlando.
Fue el día en que coincidió con Adelo en un partido de fútbol, cuando comenzó su pesadilla. Y ya nunca más volvió a ser ese nene dulce y encantador que llenaba de orgullo a sus padres.
Terminado el juego, ya en los vestuarios, Orlando observó con asombro cómo Adelo, frente al espejo sacaba de su fosa nasal izquierda una repugnante y espesa bola de moco verdusco, casi negro y la introducía en su boca para desparramarla por el paladar y hacerla viajar por la lengua y los dientes hasta ingerirla totalmente en un estado de éxtasis y placer. La mirada de Adelo perdida como en la contemplación de la maravilla y su pequeño cuerpo con un tenue pero perceptible temblor de excitación, provocaron que Orlando volviera a casa confuso, con una especie de asco que lo invadía, una duda que lo hacía replantear toda una cultura adquirida durante sus ocho años, y por otro lado un sentimiento de curiosidad que le hacía sentir pena, y a la vez culpa por un deseo que comenzaba a instalarse en su mente.
A partir de entonces, y durante varias noches, al cerrar los ojos, soñaba con enormes ríos de mocos donde él nadaba feliz y liviano, y durante el día, la evocación del sueño lo llevaba a un estado de placidez y dicha que duraba sólo el tiempo en que tardaba en caer en la realidad y comprender que estaba a punto de cometer la peor de las torpezas, que con ello podía echar por la borda toda una vida de buenas costumbres.
Entonces rezaba. Le suplicaba a dios por fuerzas para vencer la tentación y dios, justo en ese preciso momento parecía estar ocupado en otros menesteres más trascendentes como, por ejemplo, organizar el casting de la larga fila de jubilados recién muertitos que peleaban por un lugar a su derecha, o... simplemente comerse los mocos también. Porque dios tenía (y aún lo tiene) ese vicio.
Difícilmente, entonces el Supremo tenía tiempo para escuchar los ruegos del pobre de Orlando.
Luego de varias noches de reprimir el deseo desesperado, decidió caer en la más devastadora de las depravaciones, prometiéndose que sería sólo por esa vez y luego nunca más, aún sabiendo bien de los slogans televisivos que ingresaban claramente en los cerebros de la gente buena, sana, limpia... una y otra vez, esclareciéndolos sobre los efectos siniestros de la adicción a las secreciones propias y aún más a las ajenas. Como aquel spot donde se veía a la que alguna vez fuera una linda señorita, ahora corrompida por su compulsión hacia las mucosidades de todo tipo y factor, internada en un Mococomio estatal y padeciendo del peor de los monos, el más cruel y atroz.
O aquella película donde se contaba la historia de un famoso guitarrista de rock muerto, afixiado por sus propias secreciones.
También era conciente de la Campaña Nacional Antimoco que, por la Ordenanza Nº 23120, junto con la oblea de pago del Impuesto al estímulo de los muchachos de la Selección Nacional de fútbol, obligaba a los automovilistas a llevar en su luneta trasera, sendos calcos que rezaban: “si come mocos, no conduzca”, en la versión de 1999; o bien la de 2002 donde se leía en letras azul ultramar, con graciosos ribetes verde esmeralda, la sentencia: “el consumo de mocos es un viaje de ida”
Pero Orlando no hizo caso ni a las campañas gubernamentales, ni a las tradiciones ancestrales. Esa especie de vértigo que le provocaba la sola idea de pensar en esa pegajosa sustancia que le había sido vedada desde tiempos inmemoriales, e imaginar que por un momento, sólo uno, podría degustarla como si se tratase del más delicioso de los manjares, lo embargaba de una emoción que le producía un incremento considerable (más o menos de un 28%) en sus ansias por saber de aquello.
Así fue que introdujo su dedo meñique en el orificio nasal y comenzó a escarbar sintiendo, al principio un poco de temor a ser descubierto, a pesar de haber tomado todos los recaudos necesarios, tales como comprobar que efectivamente sus padres ya estaban dormidos y a cerrar la puerta de su habitación con llave
A medida que la sustancia iba recogiéndose en su dedo, en forma envolvente, el corazón de Orlando aumentaba sus pulsaciones, una sensación de alegría y bienestar lo absorbía y lo que empezó en forma lenta, devino en una compulsión desenfrenada, de la nariz a la boca, una y otra vez, con movimientos rítmicos, veloces, desesperados, que lo llevaron finalmente a un clímax demencial, al éxtasis verdadero.
Tan satisfecho y feliz quedó, que esa noche Orlando durmió un sueño tranquilo y sosegado.

Al día siguiente, perseguido por la culpa, se prometió no volver a intentarlo. Creyéndose fuerte, se dirigió a la escuela, aún sabiendo que allí se encontraría con Adelo y sus seductoras verdosidades.
Todo le recordaba la noche anterior. El tapete de su pupitre, la savia del olmo del patio, la mermelada de kiwi de su merienda, y lo que era peor, la presencia de su amigo, cuya adicción ya estaba ocasionándole problemas tales como un bloqueo en su pituitaria que ya no funcionaba como en los mejores tiempos y le producía una sequedad nasal que lo obligaba a mendigar mocos ajenos, e incluso robarlos ante el descuido de alguna persona que estuviese lo suficientemente resfriada como para que le resultase una tarea fácil.
El pobre Adelo era ya una causa perdida. Internado en el Mococomio privado "La vie en vert", de la ciudad de Nantes, pasaba por sus últimos meses, alimentado por sondas que le suministraban una droga llamada "eco-metamoco", que era un reemplazo sintético de los mocos naturales elaborado a base de bosta de buey desengañado y un derivado de Crotoxina que aún no estaba aprobado por el Ministerio de Salud.
De todas maneras, el tétrico final de su amigo, a Orlando lo excitaba más aún.
El deseo se le hacía insoportable. No podía concentrarse en las clases. A cada momento evocaba el instante en que la sustancia, su fluido espeso, ese algo maravilloso producido por su cuerpo, recorría todos los recovecos de su boca, se enredaba entre sus dientes de leche, en una danza dionisíaca, lujuriosa y perfecta.
Y volvió a hacerlo. Se olvidó de sus auto promesas y está vez no juro que sería la última, sino todo lo contrario. Se prometió a sí mismo mejorar su técnica e incluso propagarla por el mundo entero, ya sea en un ensayo que él mismo escribiría en forma de artículos periodísticos que presentaría a diversos medios mundialmente reconocidos por su influencia en la opinión pública.
Orlando, con sus pocos años había descubierto el secreto de la felicidad. Estaba convencido de que la piedra filosofal se ocultaba tras sus mocos, en algún recoveco de entre las fosas nasales y hasta no encontrarla, no pararía...






lunes, julio 14, 2003

  FIN ???


FINALMENTE !!!!




  Cuando la policía llegó a la casa, entró tumbando la puerta y los oficiales cubrieron cada habitación casi al instante.
Al entrar a la cocina encontraron a Gonzalo.
Tenía puesto un delantal de cocina y blandía una cuchilla Tramontina de generosas dimensiones. Sobre la mesada cortaba en cubitos capaces de entrar en el agujerito de un sacapuntas, trozos de carne que probablemente vinieran de los cuerpos sin vida colgados de la lámpara. A un costado, bolsitas Ziploc con un hígado y algunos metros de intestinos. En el medio de la cocina, una mesa servida, para uno.
La policía inmediatamente lo rodeó, pero Gonzalo apenas si se molestó en girar un poco la cabeza para ver quien había golpeado la puerta tan fuerte.
El comisario que era un piola bárbaro supuso que Gonzalo no opondría resistencia y se acercó por atrás y poniendole una mano en el hombro le dijo: - macho, como te dejaron el tuje eh?

Gonzalo giró 180º y le asestó 25 puñaladas en el pecho al comisario antes que las 53 balas y perdigones de la policia lograran acabar con su vida.

Un segundo después de caer Gonzalo al piso se escuchó una frenada en la calle.
El profesor de algoritmos había dejado a los pibes jugando al counterstrike en un cybercoso y regresaba para la casa cuando vió a la media docena de patrulleros estacionarse en su cuadra. Es por eso que pasó por un cajero para sacar guita y después se compró una bazooca, en un local de Galerías Jardín.
Al entrar a la casa se encontró con los canas cagandose de risa y contando chistes verdes, algunos revisaban las mesitas de luz a ver si había plata.
El profesor se ubicó estratégicamente en el pasillo y de un bazoocazo voló media casa. Al apagarse el estruendo de la explosión se escuchó el motor de una moto que estacionaba en la vereda.

El Piti entró a la casa corriendo y con la 45 en la mano al ver que había explotado la mitad de la construcción, pero más le preocupaba el hecho de que la puerta de entrada estara forzada. Al llegar al pasillo se encontró con el profesor de algoritmos, y confundiendolo con Rambo, lo bajó de 6 corchazos al grito de: "estalón sos botóooooooon"

Al acercase para patearlo y afanarle el cuchillo, se dió cuenta que en realidad era su amigo, cómplice y pareja gay de largas noches intoxicadas. Se sintió muy mal. Caminó cabizbajo hasta llegar a la sección de la casa donde ya era poco lo que quedaba. Dejó caer la 45, se sentó en un pedazo de termotanque y se prendió un porro.

Mirando al cielo, ahora poblado de nubes de humo negro ascendentes, lo comprendió todo. Y así, pecador y redentor al mismo tiempo dijo en voz alta:

- Que flash loco!!!

-- FIN--




sábado, julio 12, 2003

  Gonzalo, con la poca fuerza que le quedaba se le tiró encima al gordo Cacho; así, prendido fuego, tipo un kamikaze. De hecho así se sentía. Había sufrido tanto con la tortura y con el destornillador que todavía tenía ensartado en el orto que ya no creía que tuviera mucho sentido seguir viviendo.
Se estrelló en la panza del gordo, pero estaba ya tan incendiado que bastó con eso para prenderle fuego al escaso pelo de Cacho. Éste reaccionó con un acto reflejo y de un rodillazo lo tiró al piso. Al caer, quedó mirando a la muy-reciente instantáneamente-muerta Susy. Pero el pibe ya estaba hecho mierda. No podía distinguir entre los estímulos a esta altura, estaba como drogado, adolorido, embriagado, moribundo, inconsciente, conciente, dormido, exitado, furioso, temeroso... un asco de cóctel.
El gordo gritaba como una marica, y no era para menos. No tenía más pija desde hacía quince segundos, y se agarraba la mutilación intentando contener la sangre; además , le habían dado un cabezaso en la boca del estómago y se le estaba prendiendo fuego la cabeza. El gordo Cacho tenía un problemita.
Con toda la bronca de Maradona por los ingleses le dió un patadón ejemplar y brutal a Gonzalo que estaba ahí en el piso. Lo hizo volar un par de metros...
Gonazlo debería haber quedado seco ahí. Pero no. Casi se desmaya, pero no. Cuando abrió los ojos parece que había pasado poco tiempo porque el gordo seguía gritando y estaba mirando ahí en el piso a escasos veinte centímtros la pija recién cortada del gordo hijo de mil putas, todavía semi-erecta.
La agarró con fuerza y con su último aliento calculó la trayectoria hasta el gordo y lanzó. Por milagro, se la clavó justo en la boca, tipo misil teledirigido. El gordo cambió de posición las manos, del hueco que quedaba en lo que había sido su gran pija a la garganta. Y se desplomó seco ahí, con el pelo todavía con fuego, sobre la gorda Susy.


viernes, julio 11, 2003

  "che puto, esta noche quiero que me la pongas, ¿ok?"
"ehh..." la concha de tu madre gorda puta, rejunte de grasa, caldo de pollo frio "es que... es que..."
"es que nada, cuando los chicos esten durmiendo, más te vale hacerme por lo menos 2, ¡y ni se te ocurra acabar porque te mato!!"
el matrimonio venía manteniéndose durante los últimos dos años a base de pajas que él se hacía mirando el único video porno gay que había filmado john holmes en su larga y pesada y sobretodo larga y pesada vida. no sabía que le gustaban los nenes hasta que en cierto viaje por la costa sur de españa conoció a un muchacho marroquí al que se había curtido en la puerta de un tugurio barcelonés, en medio del barrio gótico. después de eso, nunca más, pero lo recordaba. su culo le ardía cada vez que lo recordaba.
se fue al baño diciendo que iba a cagar, y llamó a cacho, llorando.
"cacho" dijo entre sollozos "no puedo más, la gorda puta esta me tiene podrido. tengo que hacerle algo..."
"y bueno negrito, llevo para allá el soplete y la calamos hasta los huesos"
"no... yo no puedo, después de todo, es la madre de mis hijos"
"y bueno... pero algo hay que hacer"
"si, pero yo no puedo" y se puso a llorar
"mira, el pitritilo éste que estábamos curtiendo al final no se murió. de última te doy una manito y lo hacemos ver como que fue él"
al profe se le iluminaron los ojitos claros
"claro!" dijo "dejame sacar a los chicos de acá... pienso algo disimulado y te llamo para que vengas"
"ok. un beso"
"puta" pensó "espero que este puto no quiera casarse conmigo..... bueh... después de todo no es tan malo, y parece tener un buen bulto"

salió del baño.
"¿no apretás el botón vos cuando salís del baño?" le espetó la gorda en la cara "¿quién te pensás que sos? ¿el capitán?"
"¿eh?"
"¡¡estoy podrida de que dejes los submarinos estacionados en el inodoro!!!"

andrés no pudo más. ahi mismo se plantó frente a la gorda y con un certero revés, le voló la cara de un bife.

"¡ahhhhh!!! ¡piltrafa!! ¡te pensás que con ese cuerpecito de mierda podés pegarme??!! ¿a mi??" la gorda agarró un cuchillo. andrés se asombró de la velocidad con que había hecho el movimiento. de golpe sintió la hoja afilada lacerandole la carne de la mano con un ruido como de razgamiento. gritó pero no estaba conciente de ello.
agarró la pava, que estaba en el fuego, y se la pegó en la cabeza.
"BOOONNNGGGGG" sonó la pava contra el cráneo de la gorda. y a la mierda la gorda.
llamó rápido a cacho.
aparecieron los nenes.
"cacho, YA, apurate"
"¿que pasó pá?" dijo sergito
"nada mi amor. mamá se desmalló. vamos a llamar a un médico. pónganse la bufanda"
"¿bufanda?"
"si, si, vamos abajo a llamar al médico" dijo mientras los empujaba cariñosamente.
una vez afuera, paró un taxi y la noche lo tragó.

cacho llegó unos 10 minutos después en una camioneta. la estacionó en doble fila y de la parte de atrás saltó un boliviano.

"¡bolita del orto!" gritó cacho "¡te dije 500 veces que no te me coles en la camioneta!!!" le tiró un ladrillo que oportunamente estaba en la vereda y le acertó en plena nuca, produciéndole un estallido del cráneo con pérdida de masa encefálica.
sin embargo, el boliviano vivía.
"hijo de puta" atinó a decir "ió te juro que esssta noche te muéres"
cacho fue a la parte trasera de la camioneta y saco a gonzalo de adentro.

"ugh" respiró gonzalo con dificultad. llevaba el destornillador enterrado unos 30 cm adentro del cuerpo. consolidado a él.
"esta noche vas a brillar mi amor" le dijo cacho, quien lo tiró al piso un minuto mientras le robaba la billetera al boliviano. levantó a gonzalo y lo cargó. abrió el edificio y entró a gonzalo y a su pesada valija de herramientas.

llegó al 10mo "B", donde vivía el profe, y entró.

la gorda estaba tirada en el piso de la cocina. estaba conciente pero no se movía. solamente sus ojos mostraban la furia que la dominaba interiormente.

"hola gorda" saludó cacho "acá tengo a un amigo que va a traerte problemas"
la gorda lo miró.
cacho prendió las hornallas de la cocina y después el horno y empujó a medio gonzalo adentro.
"esta noche cenamos pelotudo al horno" dijo y se sonrió. abrió su valija y sacó una amoladora bastante grande. sonrió de nuevo pensando en todos los placeres que le había provocado ese aparato. si. era muy bonita, y vibraba muy bien. tenía la capacidad de producirle erecciones muy duraderas... si... mientras hubiera electricidad había erección. pero ahora era hora de usarla para lo que había sido creada: cortar.
se acercó a la gorda y le chupó la cara.
"gorda, siempre me calentaste... me parece que antes de hacerte mierda te voy a dar un pedazo de cogida que no te lo vas a olvidar mientras.... ¡jaja! mientras estés muerta!"
la gorda tembló. le daba más asquete pensar en cacho sudoroso y sucio, como un rambo de plástico medio derretido, que pensar en morirse.
la pava.
la pava aun caída donde el puto de andrés la habia dejado.
cuando cacho se acercó, la gorda con la mano izquierda agarró la pava y lo paveó sonoramente en la cara, una, dos, tres y cuatro veces.
"¡gorda puta!!!!!!" dijo cacho, que como todo torturador hijo de mil puta ex militar sucio y de mierda, odia que lo manchen, peguen y/o falten el respeto. para cacho, esos golpes significaron eso. sin contar que odiaba que le peguen porque no soportaba el dolor físico.
no se dió cuenta que había soltado la amoladora, que cayó sobre el pecho de susy y estaba seccionándole la teta izquierda.
susy gritó y se incorporó con violencia, empujando a cacho que se golpeó con gonzalo, todavía en el horno y ya con algunos pelos de la cabeza chamuscados.
"ugh" suspiró gonzalo pero no hizo nada al respecto.
con el pecho sangrando y humeando por la fricción, susy caminó sobre cacho y cuando iba a esquivar a gonzalo, sintió que la tomaban de una pierna. cayó al piso. sobre gonzalo.
"ugh" suspiró nuevamente gonzalo. algunos pelos ya se habían convertido en humo.
"¡gorda puta! ¡primeto te voy a violar y después te voy a matar!!" gritó cacho.
hubo un momento de forcejeo hasta que cacho pudo agarrarla de las manos con las suyas. le dobló los dedos.
"¡¡AAAAYYYY!!!" gritó ella cuando cacho le rompió varios dedos de ambas manos al mismo tiempo.
"¿viste? y ahora te voy a chargar" dijo y se bajó la bragueta y sacó la pija.
susy se quedó helada un instante. resultaba que cacho tenía un cacho de zodape que no podía ser.
cacho agarró la amoladora y con un gesto la invitó a acercársele.
reptó hasta él y levantó sus manos, mochas ahora, hasta el pene de cacho, semierecto y perfumado.
"me lo cojo y lo mato" pensó mientras se lo llevaba a la boca.

hacía rato que no lo peteaban asi de bien. "este andrés es un pelotudo" pensaba cacho mientras sentía la turgente lengua y labios de susana sobre su glande.
"ufff..." gimió cacho.
susana, que hacía más de dos meses que no hacía un pete, lo disfrutaba. le gustaba que los tipos se calentaran por "su culpa" como pensaba. y hacía tanto que andrés no la hacía sentir asi..

"ahh susy, chupala toda. toda en la boca mami, por favor" suspiraba cacho
"si si papito, toda toda"
"¡pero que puta que sos....!"
en honor a la verdad, susana peteaba que daba gusto. y lo mejor era que se la tragaba íntegra.... toda adentro. si hubiera tenido una traqueotomía, la poronga de cacho habría salido por el parlantito.
"uff" volvió a gemir cacho.
"ugh" suspiró nuevamente gonzalo, que llevaba unos 10' de horno lento.

de golpe:

gonzalo salió del horno con la cabeza prendida fuego. cacho se asustó y soltó la amoladora que cayó sobre la cabeza de susy abriéndola como un cuchillo a una naranja.
por su parte, susy atinó a gritar de dolor pero se atragantó con el pene de cacho y tuvo arcadas. en una de esas arcadas atinó a cerrar la boca con fuerza.
cacho gritó. como si la realidad no fuera esa, tenía a una gorda pedorra entre sus piernas, un puto con un destornillador en el orto y la cabeza prendida fuego encima de él, y su pija, su pija se encontraba a varios centímetros de su cuerpo, y se estaba alejando a medida que susy caía al piso.

estaba todo muy mal.


lunes, julio 07, 2003

  - ¿Podrías haberme llamado, nocierto? Estaba preocupada.

- Nah, gorda. No pude, no sabés el kilombo que era eso. Y encima el pelotudo de Ordóñez con ese ego de mierda que tiene, haciéndose la estrella.

- Lo único que te puedo decir es que ya me estás hartando. Me la paso todo el día limpiando como una burra, aguantando a los chicos que están cada día más maleducados, y vos no estás nunca. Y encima ni llamás. ¡Claro, como el señorito labura en la facultad se cree dios, él no tiene ninguna responsabilidad...!

- Gorda...

- ¡No me digas gorda! Gorda tu hermana, esa puta de mierda, esa puta gorda...

- Susy...

- Susy un carajo. De ahora en más, pensá que hasta que no tengas un mínimo de consideración, la tonta de Susy, no existe. ¡Salí, dejame, correte que me tapás la tele! ¿No ves que estoy viendo “Soy gitano”? si no comiste, fijate que en el horno quedó un poco de pastel de papas. No te lo comas todo así me queda para la vianda de los chicos.


*Pastel de papas. Andate a la concha de tu hermana, gorda pedorra. Me voy a acostar. Fue un día muy cansador. Creo que una paja me va a venir de diez...*

- Papi, papi, ¿nos trajite regalitos?

- Sí Flopyta, te traje este llaverito. Tiene un corazón, ¿viste que lindo?


- ¿Y a mi, y a mi?

- Para vos, que sos casi un hombrecito, te traje esto. Es para que lo pongas de adorno en tu habitación. Es una navaja de la armada suiza, Una Victorinox... una reliquia. Ojo que es peligroso, no te vayas a cortar, que no quiero problemas con tu madre.

- ¿Y a mami que le trajiste?

- Lo de mami es una sorpresa. Shhh! No digan nada.




domingo, julio 06, 2003

  -- RIIING (timbre) --

Después de un momento se abrió la puerta de la sala y el recién salido Cacho apareció exaltado:

- Che boludo! es la cana!!
- Uh, y bueno... abriles. Respondió el profesor.

Tras aplastarse los pelos de la cabeza y preparar la itaka junto al marco, Cacho abrió la puerta.

- Buenas tardes. Tenemos una información que dice que acá hay montada una sala de tortura no aprobada por el intendente y que en este momento están torturando a una persona, sospechada de homicidio múltiple y buscada por toda la policía de la provincia. - Dijo el oficial.

- No macho, acá no hay nada, esto es una casa de familia.

- Ah bueno, disculpe entonces. Y se fue.

Cacho quedó sorprendido y temblando un poco, sacudió la cabeza y se metió en la casa de nuevo.





viernes, julio 04, 2003

  asi es que para él la vida siempre había sido una especie de sueño... dispuesto a morir para despertar en la próxima, a sabiendas de que todo era un ciclo y que siempre había más oportunidades.... idea conservadora si las hay, habia pensado a veces, pero no, no era conservadora, era salvadora. tras la muerte la resurrección y a la concha de la lora. si total, total la vida es un sueño entre velos por el que uno vé cada tanto...
...los ojos una mirilla a este sueño.. y el pensamiento, un libro preimpreso, un guión impuesto por mandato divino que se ajustaba siempre a un cierto patrón que con lógica y sentido común rige "la vida".
para gonzalo todo era una mentira. para gonzalo las cosas simplemente pasaban porque tenían que pasar, no porque alguien en especial lo produjera.
todos, incluído él, eran ejecutores de ideas premeditadas en una mente mucho más superior, una mente real, una mente viva.
pero sin embargo de vez en cuando, todo fallaba y uno se sentía realmente vivo. se acordaba de su primer amor y de su primera vez. recuerdos fuertes, pervasivos, extractos de su vida que perdurarían, creía él, hasta la próxima. como en ese cuento que alguna vez leyó, gonzalo pensaba que cuando muriera, su lápida solamente iba a tener la cantidad de años que él sintió y no los que vivió.
muerto....
muerto...
...
...
de golpe se dió cuenta de donde estaba.
otra vez la realidad, más fuerte que su primera vez, más que su primer amor. otra vez se sentía vivo.
sonrió. el aire estaba cargado de un aroma muy particular. quizás ozono, o humo de carne quemada. yodo, alcohol. una especie de extraño hospital con parrilla.

"¿de qué mierda te reís? ¿sós pulenta? ¡ahora vas a ver!"
el tipo de la máscara, gonzalo lo bautizó jason, como el de martes 13, fue a la pared y agarró algo.

"CACHOOOO, VENITE UN MINUTO" gritó, a lo que apareció un gordo de musculosa verde, también enmascarado. a gonzalo se le antojó como un espíritu maligno, salido de alguna caverna del ades.
"ayudame a parar al mierdita éste"
"¿pararlo?"
"lo voy a sentar en la silla de colostomía" dijo y señaló el sillón de peluquero.
"ahhh.." dijo cacho "¿le vas a hacer un sondeo?"
ambos rieron.
"pendejo" jason se dio vuelta "después de ésta vas a poder cagar sin hacer fuerza" dijo y levantó un enorme destornillador de cromo vanadio, pulcro y brillante "o en una de esas no podés cagar más"
ambos rieron nuevamente.
cacho lo tomó con manos de hierro mientras jason lo desataba. gonzalo, huevos hervidos y todo, aun tuvo fuerza como para resistirse un poco. sabía que le esperaban tormentos inauditos. esa clase de cosas que nunca se había atrevido a pensar por miedo a que se dieran. porque gonzalo hasta hacía poco había transitado el camino alegre de la vida. ése que desconoce los pesares y evita los problemas. mucha gente vive esa vida; y de golpe y sin esperarlo, la muerte los sorprende y tarde es cuando se dan cuenta de que no la han aprovechado.
gonzalo se sentía vivo. irresistiblemente vivo. tanto como el momento en que despojado de todo control sobre sí penetró a alejandra, tan vivo como cuando la mató y luego mató a los demás.
algo, una barrera, se había roto dentro de gonzalo y por fin podía sentir como la vida, como una gran catarata, se alimentaba de la sustancia que entraba por ese agujero.
se sentía vivo.

jason y cacho lo sentaron en el sillón de peluquero, que tenía un agujero de considerables proporciones en el fondo. pudo ver las paredes, de azulejos amarillos hasta unos dos metros de altura y luego pintadas de blanco. era increíble tener tiempo de detenerse en esos detalles. a punto de morir calculando la altura de los azulejos...

jason prendió el soplete. cacho le tocó los huevos y lo miró. le guiñó un ojo.
"lo único que falta es que este gordo grasa me quiera garchar" pensó gonzalo.
cacho lo aseguró al sillón con unas tiras de cuero.

"uhhh, como te va a doler esta mierda... ¿no cacho? ¿nocierto que le va a doler?"
"¿puedo quedarme a mirar?"
"eh... ok, pero no te copes mal.... no hagás como siempre, ¿eh boludo?"
"mmm.... bueno, ok"

levantó el asiento.
"pendejo, si sos creyente más vale pedile a dios un pack de anestesia"
y metió el destornillador en el culo de gonzalo. primero despacio, después con violencia.

gonzalo sintió el destornillador entrar, pero no pudo saber si la catarata de dolor fue por el destornillador o por el calor. las carnes, al contacto con el metal, se cosían entre sí con violencia. y a medida que jason revolvía, se razgaban para cauterizarse y pegarse nuevamente.
el dolor era insoportable, el corazón le latía con tanta fuerza que le iba a explotar. el sudor frío corría por todo su cuerpo que se encontraba en un profundo rictus de dolor. sus ojos estaban tan cerrados que los lóbulos se le oprimían. sus articulaciones se pusieron blanca de la fuerza que hacía y sus dientes estaban a punto de volarse de la boca.

sintió como un golpe en la nuca y después nada.

"uhh boludo" dijo cacho "¡se te murió! ¡sos un pelotudo!"
"ehhhh....."

jason se rascó la cabeza y con un gesto impaciente se sacó la máscara.
era el profesor de algoritmos II, aficionado a la jardinería y al asesinato medieval desde que había descubierto que enterrar gente le daba más fuerza a sus tomates.

"ahora voy a tener que contentarme mirando el show de la tarde con marley y florencia peña, ¡pelotudo!" dijo cacho y salió dando un portazo.




jueves, julio 03, 2003

  Señores: cuando allá por 1960 puse la jeta por primera vez delante de los orticones, no existía la televisión color, no existía Maradona, no existía el Austral -es decir, el Austral tampoco existe ahora pero es otra historia -, no existía el control remoto, no existía el yogur descremado, pero si, sí existía Don Alvaro; si señores, si: Don Alvaro, el papa de la nena! Si bien Don Alvaro empezó a curtir gabinete como Ministro de Industria allá por el año `55 en la "LIBERTADORA", que no tiene nada que ver con la Copa Libertadores, porque recién con Arturo Frondizi se convirtió en Ministro de Economía. Porque le voy a decir mas: antes de Don Arturo Frondizi no existía el Ministerio de Economía; dicen los memoriosos que para aquellos años había un poco de guita en el tesoro y entonces con un Ministro de Hacienda tipo Serelco, alcanzaba!. Con la mishiadura aparecieron los Ministros de Economía.

Lo que no queda muy bien claro es si la mishiadura trajo a los Ministros de Economía o si los Ministros de Economía trajeron la mishiadura! Lo que pasa es que hace 30 años que tenemos las dos cosas.

Por aquellos años, Don Alvaro Alsogaray se mandó la famosa frase "HAY QUE PASAR EL INVIERNO". Y pasaron y pasaron los inviernos, y las primaveras aparecieron y aparecieron - lo único que no apareció fue la guita -; y también por aquellos años `60 comenzaron los planteos militares a Don Arturo Frondizi. En realidad el primer planteo fue el 8 de julio de 1958 pero en dos años le enchufaron 30 planteos!; y aquí con Don Alfonsín tuvimos dos planteos con los muchachos de la pomada, calcule lo que habrán sido 30 planteos!. La cuestión es que los muchachos, al final, lo rajaron, y cuando el general Poggi estaba ya listo para asumir como presidente apareció José María Guido - también conocido como "JOSE DONDEMEPONGO" -, pego un Per Saltum, entro a Tribunales, juro como presidente ante la Corte Suprema, se coló por un intersticio en una puerta de la Casa Rosada, se sentó en el sillón, y cuando Poggi se dio vuelta le dijo "ACATAA!"

La cuestión es que Don Guido trajo a otro prohombre de la economía: Don Federico Piñedo que dijo que hay que hacer las cosas rápido y se mando en un solo día una devaluación del 21% y mando el dólar a la astronómica suma de 99 pesos moneda nacional de curso legal. (Chicos: si ustedes no saben lo que es eso - la moneda nacional de curso legal - pregúntenle al abuelo, pero no lo hagan llorar demasiado, por favor!).

La cuestión es que Don Piñedo se las tomó ofendido por las criticas que despertó esa devaluación y entonces apareció de vuelta Alvaro II, que viene a ser como "HIGHLANDER II", "TIBURON II", "ROCKY II", una cosa así. Como el tema de "HAY QUE PASAR EL INVIERNO" estaba gastado, Don Alvaro invento otra cosa: invento el "EMPRESTITO PATRIOTICO NUEVE DE JULIO" llamado también "LOS BONOS DE ALSOGARAY". Los que se los quedaron, la verdad, se ganaron mucha guita; los que no nos los pudimos quedar, pa' que' le via' contar! Es otra historia...

Mientras tanto los militares, que no tenían nada que hacer, se pusieron a jugar a los soldaditos entre ellos: hicieron una raya y dijeron: "COLORADOS DE ESTE LADO, AZULES DE ESTE OTRO LADO, GANA EL QUE TIENE MAS TANQUES".

Nosotros, los civiles, que no teníamos arte ni parte en el asunto, porque únicamente ligábamos una bomba que nos reventara la casa, estabamos tranquilos porque tanto azules como colorados decían que todo lo hacían por el bienestar de la gente y por la salvación de la patria; de donde se deducía que la salvación de la patria estaba en manos del que tenia mas tanques, comprende?

La cuestión es que en el año `63 le toco el turno de vuelta a un presidente constitucional y apareció Don Arturo Humberto Illia, uno de los pocos Cordobeses nacidos en Pergamino que se conocen. Don Arturo Humberto Illia nombro como Ministro de Economía a Don Eugenio Blasco que muere en el cargo y entonces mi gran amigo Juan Carlos Pugliese asume como Ministro de Economía - empieza, mejor dicho, su carrera como Ministro de Economía suplente en todos los gabinetes radicales -. Pero como las cosas buenas duran poco tiempo, antes de cumplir los tres años los muchachos de la (haciendo el signo de una insignia militar en el hombro izquierdo con los dedos índice y mayor de la mano derecha) viñeta le dan el raje a Don Arturo Humberto Illia y designan, en elecciones limpias, y por u-na-ni-mi-dad - 3 votos - a Don Juan Carlos Ongania.

El hecho de que Don Juan Carlos Ongania en la época del enfrentamiento entre azules y colorados haya sido azul - y legalista - y después se convirtió en golpista - y de hecho, colorado - es porque a veces, la gente, des-ti-ñe.

La cuestión es que a Don Arturo lo rajaron porque decían que era muy lento, que era una tortuga. Ahí tuvimos un cacho la culpa todos porque los sindicatos, la C.G.T. le tiraba tortugas en Plaza de Mayo, los medios en contra, los periodistas en contra, los humoristas le hacíamos chistes - éramos una manga de boludos que pa' que' le via' contar -; porque el problema no era que Don Illia era lento: el problema es que los que vinieron después fueron... fueron rápidos, y fuimos derecho pal' cara...melo, fuimos, pero bah, pero rápido!

Claro, no todo fue negrura en aquellos años porque en el `66 hubo avances: porque después de la "NOCHE DE LOS BASTONES LARGOS" cerraron todas las facultades y entonces todos los investigadores, científicos, matemáticos, laburantes de las neuronas avanzaron: avanzaron hacia la frontera y se las tomaron y no volvieron nunca mas. Después, apareció algún premio Nobel que volvió: a saludar a la familia y se las volvió a tomar, total...!

Para 1969 el Ministro de Economía era Adalbert Krieger Vassena que había mantenido el dólar mas o menos estable; pero de pronto apareció Don José María Dagnino Pastore y, como el dólar ya estaba a 350 mangos, le arranco dos ceros porque invento el peso ley 18188 - íntimamente llamado "EL PESO LEY" - Don Juanca, en aquellos años - Juan Carlos Ongania - pensaba quedarse 20 o 30 años, pero apareció el "CORDOBAZO", el "ROSARIAZO" y el país se movió como un "FLANAZO". O sea que para los finales de 1970 los muchachos (haciendo de nuevo el signo de una insignia militar en el hombro izquierdo con los dedos índice y mayor de la mano derecha) le dieron las gracias por los servicios prestados a Don Juanca I y después designaron en elecciones limpias y por unanimidad a Roberto Marcelo Levingston.

Roberto Marcelo Levingston es el único presidente en toda la historia argentina desde 1810 hasta la fecha que cuando lo designaron no lo conocía ni el loro! Vea, en las redacciones, no sabían como se escribía el nombre! No había una foto de él! Cuando, a la noche, en la sexta apareció "LEVINGSTON PRESIDENTE" la gente preguntaba "PERO EL PRESIDENTE DE QUE PAIS SERA ESTE BUEN SEÑOR?" Y porque para colmo, cuando lo designaron el estaba en la Junta Interamericana de Defensa en Washington! Así que aquí estabamos como los indios que se golpean el codo: en bolas, y a los gritos!

Por fin, Don Levingston apareció y dijo "SOY EL PRESIDENTE" y se sentó en el sillón a esperar ordenes. Lo que pasa el problema fue que mientras estaba esperando las ordenes empezó a jugar un jueguito que decía: "PESE A TODO, YO SOY EL PRESIDENTE". Don Lanusse, que era el inmediato superior, no le gusto nada la cosa, pero roce va roce viene Don Levingston lo destituye a Lanusse, Lanusse escucha eso, caza el tubo y lo destituye a Levingston, y como donde manda Teniente General no manda General de Brigada Levingston volvió rápidamente al anonimato. Cansado ya de echar presidentes - había echado dos - Don Lanusse penso: "PARA PENSAR COMO YO, NADIE COMO YO". Entonces agarro y se nombro presidente sin dejar el cargo de Comandante en Jefe. Astuto el hombre! Y enseguida invento una cosa que se llamo el G.A.N.: "GRAN ACUERDO NACIONAL". Y lo mando al Coronel Cornicelli a verlo a "PUERTA DE HIERRO" a mi gran amigo Juan Carlos Can... Juan Carlos no (risas), Juan Domingo, Juan Domingo (aplausos), Juan Domingo Cangallo y le dijo que si entraba en el G.A.N. le devolvía todos los sueldos del `55 hasta la fecha. El viejo dijo "LO PRIMERO ES LO PRIMERO", cazo la mosca, lo dejo al gobierno con el G.A.N. y con las ganas. Y entonces Don Lanusse se chivo y se mando la famosa frase que "EL VIEJO NO VOLVIA PORQUE NO LE DABA EL CUERO". Pero como el viejo debajo de las arrugas todavía le quedaba un cacho de quiero... de cuero, volvió para mostrarlo en vivo y en directo y formo un frente cívico que se llamo "FRE.CI.LI.NA.". Pero como la Frecilina tenia nombre de antibiótico lo cambiaron por "FRE.JU.LI.". Escuche, Frecilina, Frejuli, Frejupo, son todos remedios del mismo laboratorio! Vienen en píldoras, en inyectables, en supositorio, úselo como le de las ganas!

La cuestión es que en aquellos años '73 apareció "LA NUEVA FUERZA", un partido político inventado por mi gran amigo Alsogaray que tenia como candidato a presidente a mi gran amigo Julio Chamizo, el que quiere acordarse, que se acuerde! La cuestión es que el 25 de mayo de 1973 asumió el tío, no este, otro tío, el tío, el tío Hector J. Campora, y como el eslogan era "CAMPORA AL GOBIERNO, PERON AL PODER", los muchachos del bombo rápidamente renunciaron a don Hector. Renuncio el presidente, renuncio el vicepresidente, renuncio el presidente provisorio del Senado Díaz Vialisi, una cosa ahí, que se yo lo que hicieron. La cuestión es que quedo como candidato a Presidente de la República el presidente de la cámara de Diputados Raúl Lastiri, que casualmente era yerno de López Rega!. La cuestión es que Lastiri - conocido también como "JOSE CORBATA" porque tenia un montón y le encantaban - llamo a elecciones y gano por unanimidad la formula "MENEM-MENEM...", digo, no, la formula "PERON-PERON". Peron se muere y de estar mal pasamos a estar peor porque viene Isabelita y lo trae a Celestino Rodrigo que se manda el famoso "RODRIGAZO" que nos deja a todos con el tuje pal' norte! La moral de la historieta es que Don Celestino, que yo sepa cabe destacar, y que yo sepa, fue el único Ministro de Economía, que se comió canas por cuestión de su gestión como ministro, cosa que no le ha pasado a ningún otro ministro de economía, nunca mas, se han salvado todos, la verdad es que es un misterio, que no se por que! (a su libretista) Como seguía esto? (el libretista le sopla, y Tato sigue). Ah!, si.

Después de Celestino Rodrigo, después de Celestino Rodrigo apareció Tony Cafiero, si, si, si, Tony Cafiero, el del "SI", el del "SI LO HUBIERA SABIDO NO LLAMABA A PLESBICITO"! Y después de él apareció Mondelli - que Isabel decía "NO ME LO TOQUEN AL GORDITO"

Cuando se murió Peron - es una acotación que le voy a hacer yo - estaba laburando en este canal, me llamaron para decirme "VAMOS A PARAR UN POCO CON LOS PROGRAMAS HUMORISTICOS, HAY QUE HACER DUELO", y yo pense que estaba bien para que lo suspendan un par de semanas (silencio durante algunos segundos, y luego risas)... La verdad es que no lo suspendieron un par de semanas, lo suspendieron un par de años! Porque después vinieron los muchachos del `76 de vuelta y la siguieron... Porque en aquel entonces eran largos los duelos, comprende?! Y así llegamos, a la época del proceso, de los Ministros de Economía, era José Alfredo Martínez de Hoz, y el proceso lo voy a pasar por alto porque, la verdad que, no, mejor no recordarlo, cierto?

Por eso hice un Per Saltum y aparecí en la democracia, en 1983, con Alfonsín, Grinspun, Sourrouille, el Austral, el desagio, Juan Carlos Pugliese II, el bolonki, y Jesús Rodríguez casi como Jesús termina crucificado. Mientras en estos tiempos la hiperinflación y los empresarios le apretaban el gañote a Don Raúl Alfonsín, apareció Carlos Saúl I, primer presidente electo que decía que tenia el equipo formado, listo para salir a la cancha y ganar por goleada! Don Raúl, que quería quedarse 6 años, ni un día antes, ni un día después, no le quedó mas remedio que tirar la esponja y de paso le tiro el gobierno por la cabeza a la patilla mas gorda de América, Carlos Saúl I.

Y aquí estamos señor. 30 años. 30 años bancándose 16 presidentes y 37 Ministros de Economía que se la pasaron diciendo "ESTA ES LA CRISIS MAS GRANDE QUE ESTA SUFRIENDO EL PAIS", "HAY QUE REDUCIR EL GASTO PUBLICO", "HAY QUE LABURAR MAS", "HAY QUE INVERTIR EN EL ISPA". Mientras tanto, quiere que le diga una cosa?, mire, este peso moneda nacional (sosteniendo el billete de un $mn en la mano, con otros billetes --un $ley 18188, un $argentino, un Austral-- sobre la mesa) le arrancaron dos ceros por este otro peso ley 18188; a este le arrancaron cuatro ceros por este otro peso argentino, y como si esto fuera poco le sacaron tres ceros mas por este peso... por este Austral. O sea que extirparon, le extirparon nueve ceros a este pesito de acá delante. Y como este Austral equivale a mil millones de pesos moneda nacional, y como en aquel entonces se compraba con 83 $mn un dólar, este Austral equivale a DOCE MILLONES DE DOLARES... (risas, mezcladas con silencio, lagrimas e ironía), lo cual parece un chiste, si no fuera una joda grande como una casa... Y yo todavía (aplausos), yo todavía tengo confianza, tengo confianza, por eso le digo a los políticos y a los funcionarios - no a todos los políticos ni a todos los funcionarios porque hay que preservar las instituciones - algunos políticos y algunos funcionarios que están ahí viéndome, si siguen haciendo las cosas que están haciendo yo voy a tratar de estar acá todo el tiempo posible para seguir jodiendo! Y para cuidarlos también... Y para preservarlos de la maquina de cortar boludos; porque si pusiéramos la maquina de cortar boludos dentro de la maquina del túnel del tiempo, y se pusiera a cortar boludos históricos con retroactividad... otra hubiera sido la historieta hoy! Historieta que como país, no creo que nos merezcamos - esto lo dice mi libretista Santiago Varela... yo... no estoy tan seguro! Un cacho de culpa tenemos también...! -.

- AAAAAAAARRRGGGHHHH !!! -.
- Ah, te despertaste, eh? ... eh? Puto -.
- Arghh ... glmpf aaaaarrrggghh ... -.
- Eso! Viste como despierta la matraca, no? Viste? -.
- arlmpf ... pflar .. krmgh ... -.
- Tranquilo, blandito de mierda. Con qué soñabas?
- ... -.
- Te hice una pregunta ... -.
- clfm ... reghh ... -.
- Está bien, callate. Me importa una mierda. Tan pija que te creías, mirate ahora. 30 segundos de corriente en los huevos y te desmayás 45 minutos. Sos una desgracia para la humanidad.
- Pfal .. prg ... porfd ... porfdor ... por faorf ... por favor ... -.
- Shhh, tranquilito puto. Tranquilito. Va a estar todo bien -, sentenció cual beso del Padrino, mientras le acariciaba la cabeza. Inmediatamente después procedió a colocarse nuevamente los guantes de latex.

La paciencia y la determinación eran cualidades marcadas en su personalidad.



miércoles, julio 02, 2003

  Gonzalo abrió los ojos con dificultad, sabiendo desde el primer momento que algo andaba muy mal. Casi al mismo tiempo sintió un fuerte dolor que le atravesó la cabeza. Poco a poco fue recordando el golpe e instintivamente buscó rascarse pero no pudo, tenía las manos atadas al elástico metálico de una cama, estaba recostado sobre ella y lo habían dejado en pelotas.
Definitivamente la cosa pintaba mal.
Cuando su vista se acostumbró a la fuerte luz que despedía el único foco que colgaba del techo, pudo ver que estaba en una pequeña habitación. La cama sobre la que estaba atado era el único mueble y una puerta la única manera de entrar o salir.
Quiso moverse pero no pudo, además de las manos le habían amarrado los pies y también lo sostenían por el cuello, supuso, aunque no pudo verlo, que lo atajaba un cinturón. Tragó saliva y le costo pasarla a través del cinturón.
Movía los ojos de un lado a otro buscando entender dónde mierda estaba pero nada.
La puerta se abrió.
-- ¿Qué hacés culiado, estás cómodo?
El tipo que acababa de entrar traía la cara tapada con un pasamontañas. Tenía el torso descubierto y un collar de cuero con púas de metal le adornaba el cogote.
-- Así es que vos te crees muy vivo, ¿no? Bueno, ahora vas a saber quién es el verdadero poronga en esta historia.
El tipo caminaba de un lado a otro de la pequeña habitación y Gonzalo seguía sus pasos con lo único que podía mover: los ojos.
-- Mirá, te tengo dos noticias, una buena y una mala. La buena es que llegaste a este lugar para salir con las patas para adelante; la mala es que primero la vas a parir un rato. Pasa que te mandaste un par de cagadas grandes, ¿viste?
Gonzalo miraba.
-- Bueno elegí, el menú del día no es muy amplio pero te va a gustar: picana o un palo grande en el culo.
Gonzalo miraba.
-- ¿Y... qué elegimos?
Gonzalo miraba.
-- ¿No elegís? Bueno, elijo yo, primero picana y después un palo grande en el culo.
El tipo levantó la máquina que estaba en un rincón de la habitación, la enchufó y le apoyó un par de electrodos en los huevos.
Gonzalo se contorsionó inmediatamente, tiró de las ataduras lo poco que estas cedieron y sintió el dolor más bestial que jamás hubiera podido imaginar. El grito le salió por instinto.
-- Así me gusta, que la vayás disfrutando.